domingo, agosto 26, 2012

Miles de cristianos huyen de Siria por los ataques rebeldes

Miles de cristianos huyen de Siria por los ataques rebeldes

 
¿Quién quiere morir?”. Así amenazan las facciones rebeldes, que secuestran y asesinan a los cristianos en Siria. Los más radicales aprovechan el conflicto y la falta de autoridades, para llevar a cabo su lucha religiosa. Al no haber “policía real”, los cristianos “son una minoría muy vulnerable” dice Mark Green, vicepresidente de Barnabas Fund, una organización cristiana que se dedica a asistir a su comunidad en zonas donde están en peligro.

De los cerca de 60.000 cristianos que viven en Siria, muchos de ellos han huido de sus ciudades por amenazas y violencia. Prácticamente todos los cristianos han abandonado las ciudades de Homs y Quasyr y se han ido a pequeños pueblos donde los esperaban familiares o incluso a otros países. Otros muchos, han muerto.
La mitad de los ataques donde los cristianos resultan heridos, son daños colaterales a causa de los combates. Sin embargo la otra mitad son atentados deliberados de parte de la facción más radical de los rebeldes, dirigidos a causar la muerte y no a luchar contra las fuerzas de Basar el Asad. Si bien el Gobierno no promocionaba a la comunidad cristiana, sí los protegía al promover un Estado secular donde había libertad religiosa. Algo que el propio Asad necesitaba para mantener el poder, puesto que los alauitas, a los que pertenece el Gobierno sirio, son una minoría dentro de la población.
 
A pesar de que desde que comenzó la lucha, los datos no son oficiales, debido al caos y la dificultad a la hora de hacer registros fiables, se calcula que decenas de cristianos pierden la vida diariamente. En el último ataque contra la comunidad cristiana en Homs, murieron 50 personas, la semana pasada. Anteriormente 80 cristianos murieron en otro ataque radical en la misma ciudad. Junto a edificios gubernamentales, los rebeldes destruyen iglesias, orfanatos y cualquier otra construcción de signo cristiano.

Junto con los alauitas, que representan el 12% de la población, los cristianos, que no son más de un 9%, están en clara minoría. Esto les deja desprotegidos frente a los suníes. Esta rama del islam, que representa el 75% de la población siria, es la más radical y se enfrenta a los chiíes, alauitas y cristianos, a los que considera herejes. Así, en caso de que el conflicto se cerrara con la victoria de esta facción, los cristianos, se verían obligados a desaparecer, emigrar a otros países y abandonar sus hogares.


Fuente:  www.acontecercrsitiano.net